Radeba

Świat okiem kibica

The World Seen With  A Football Fan's Eye

Athletic Bilbao

01.12.2013 PRIMERA DIVISION 2013/2014
Athletic Bilbao - Barcelona 1:0



El Estadio San Mames Barria estaba lleno esa tarde. No es una gran sorpresa – el Barca es un imán para los amantes del fútbol, y además, dos equipos no españoles que juegan un partido en la Liga española le dio al evento un cierto toque picante. Más fans hubiesen querido verlo en directo, sin embargo, la cuarta tribuna está aún en construcción. 

El Barcelona sin su Rey del Futbol, aunque significativa, esta fue la única ausencia del equipo. El equipo visitante tomo el control del partido nada más empezar el partido, forzando al Athletic a chocar y correr detrás del balón. Esto creó la sospecha de que el Barcelona tenía como táctica fatigar al oponente con la intención de pasar al ataque en la segunda parte del partido. Sin embargo, no fue lo que sucedió, ya que el Athletic comenzó poco a poco a controlar el partido hasta quedar equilibrado (después de todo, el Athletic ocupa la 5a posición en la tabla de Primera División).
No importa si el Barcelona te gusta o no, viéndoles, disfrutas: el control del balón, equilibrio corporal, pases... Todo aquello que nos gustaría para el tosco futbol Polaco en estos días. El Athletic tuvo una gran capacidad de lucha, capacidades técnicas excelentes y una organización de juego muy eficiente – cada jugador sabía exactamente qué hacer en el campo y como asistir a sus compañeros. Si juegas contra alguien como Xavi o Iniesta, necesitas estar preparado para cualquier cosa.
Para nuestra sorpresa, ninguna parte del estadio estaba ocupado por los llamados “ultras”, el equipo era animado por todo el público y hombres maduros en particular, quienes gesticulaban vigorosamente y comentaban cada jugada.
La primara parte terminó sin goles, pero el apetito por el éxito final mejoró, probablemente por la dominancia del Barca. Los blancos y rojos salieron a la segunda parte más enérgicos si cabe, y con cada jugada crecía la creencia de que “moviendo montañas” no es solo un eufemismo.
Los abordajes se volvieron más duros, el árbitro sacó varias tarjetas amarillas, pero no se observó ningún intento violento. La tozudez al final trajo sus frutos: en el minuto 70 Munain recibió un pase desde la banda y marcó. El público entro en estado de euforia que hubiese podido convertirse incluso en alboroto si Mike Rico no golpea con un cabezazo a Pinto solo unos minutos más tarde. La respuesta del entrenador del equipo catalán fue sorprendente: sacó a Xavi e Iniesta del campo. Los jugadores suplentes (Sergi Roberto y Pedro) que aparecieron como un pequeño compás contra el buen juego del Athletic, que en el momento cumbre hicieron un movimiento brillante: después de marcar el gol no se retiraron ni siquiera medio metro, buscando nuevas oportunidades para marcar de nuevo, matieniendo de esta forma al Barca a tiro de piedra.
Los tres minutos de descuento trajeron una gran pitada al árbitro para presionarle a que pitase el final del partido. La primera derrota de los catalanes esta temporada vino acompañada por el hecho de que el Athletic subió a la 4a posición en la Liga. Los seguidores corrieron por la ciudad para celebrar el éxito en numerosos bares, restaurantes, etc. Después de todo, las 11 de la noche en España (perdón, el País Vasco) es todavía “temprano”.