Radeba

Świat okiem kibica

The World Seen With  A Football Fan's Eye

Raja Casablanca

16.03.2014 GNF1 2013/2014
Raja Casablanca - Wydad Fes 4:0

Unos pocos días antes de nuestra llegada a Marruecos, el encuentro cambió. K- M en vez de jugar en su propio terreno el viernes, había de jugar fuera el sábado. Tuvimos que adaptarnos e ir a ver otro partido – hubiera sido una pena echar a perder la oportunidad puesto que resultaba incierto que volviéramos aquí de nuevo y que el fútbol estuviera en nuestra agenda. Escogimos un partido en Casablanca en el que Raja encontraba uno de los dos equipos de Fes –el cual, dicho sea de paso , ocupaba el último puesto en la clasificación. Ya que me acompañaba mi mujer, cosa que no suele ocurrir (es la cuarta vez hasta ahora) decidí comprar buenas plazas a 200 dirhams cada una (o sea 20 euros) lo que despertó los celos de un aficionado que estaba haciendo cola detrás de nosotros y nos dijo: “tenéis las mejores butacas del estadio”. La presencia de una mujer blanca suele provocar alguna emoción y uno de los agentes de seguridad, vestido de uniforme, me preguntó si éramos periodistas. Le expliqué que no, que tuvimos que venir a Casablanca especialmente para ver jugar el Raja, cosa que provocó otra ola de emoción entre los agentes de seguridad. Nuestros asientos no parecían ser nada del otro mundo (en medio de un lado o abajo de otro lado) ya que el punto de vista sobre unas partes del césped venía impedido por los asientos de los jugadores de sustitución. Pero así sea: yo, como aficionado experimentado tenía que vivir este inconveniente con orgullo y dignidad.
Los primeros 20 minutos del juego dejaron la impresión de un juego más o menos equilibrado entre ambos equipos. Cuando el aburrimiento empezó a hacerse notar en el campo, empezó el tercio de muerte del equipo visitante. Al Raja le bastaron 20 minutos para marcar 4 veces seguidas. El marcador ya no cambió, debidamente, puesto que, en segunda parte, Wydad decidió por lo visto evitarse una derrota de dos cifras cuando el equipo acogedor intentaba imitar al Barça batiendo el récord del mayor número posible de pases. A veces, incluso, los pases llegaban hasta el mismo portero (que parecía contento de participar al juego) lo que demostró que el ambiente en el equipo era bastante amistoso. El jugador local n° 9 (queda por identificar su nombre) era claramente el leader, y tengo que reconocer que se impuso sin problema y hubiera podido jugar en cualquier equipo de Europa del oeste.
Los hinchas del Raja presenciaban la más importante atracción del domingo tarde. Instalados detrás de las porterías, se dividían en dos subgrupos, unos medio desnudos a la izquierda, otros vestidos de verde a la derecha. Empezaron su extraordinario desfile un poco antes del partido mientras el repertorio, una mezcla de expresión y de coreografía (a veces iban andando a veces bailando en direcciones laterales ) parecía agradar a los aficionados. Aunque sin relegación ni título de campeonato, Raja puede considerarse orgulloso de sus hinchas.
Estaban allí numerosos reporteros de fotos, lo cual supone que en Marruecos, gran número de artículos o revistas van dedicados, por lo menos en parte, al fútbol. Puede ser también que la tarjeta de prensa tenga un papel importante para entrar en el estadio; al fin y al cabo, los agentes de seguridad no comprueban quién tiene una cámara y quién no.
Después del partido, volvimos al hotel y concluimos que la seguridad y la policía estaban allí por mera formalidad¬.